jueves, 20 de octubre de 2022

Apuntes sobre Cáncer de Pulmón.

 El cáncer de pulmón es un grupo heterogéneo de neoplasias malignas que comprende el cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC; 13 %) y el cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC; 86 %); Otras neoplasias malignas torácicas raras incluyen mesotelioma y tumores carcinoides. El factor de riesgo más importante, el tabaquismo, representa aproximadamente el 85% de todos los cánceres de pulmón. Otros factores asociados incluyen la exposición a radón, asbesto y metales pesados. Las exposiciones causales adicionales incluyen humo de leña, radioterapia torácica previa y metales pesados ​​como arsénico, cromo, níquel, berilio y cadmio. Clínicamente, los síntomas respiratorios del cáncer de pulmón a menudo imitan los efectos del consumo crónico de tabaco. Muchos pacientes presentan tos, empeoramiento de la disnea o hemoptisis, que también pueden ser síntomas de bronquitis o neumonía. Los síntomas sistémicos pueden incluir pérdida de peso, dolor torácico, dolor óseo, ronquera o síntomas neurológicos.

Los síndromes paraneoplásicos se observan con mayor frecuencia en pacientes con SCLC, pero se pueden observar en cualquier tipo de cáncer de pulmón:

  • Las anomalías hematológicas incluyen leucocitosis (probablemente por la secreción tumoral del factor estimulante de colonias de granulocitos), anemia y trombocitosis.
  • El síndrome de secreción inapropiada de hormona antidiurética (SIADH) puede ocurrir hasta en 10% de SCLC, lo que resulta en una hiponatremia profunda.
  • La hipercalcemia en neoplasias malignas puede resultar de la invasión ósea directa o la secreción de factores activadores de osteoclastos y ocurre más comúnmente en los cánceres de células escamosas.
  • La producción excesiva de hormona adrenocorticotrópica por parte del tejido tumoral puede conducir al síndrome de Cushing: obesidad troncal, hipertensión, hiperglucemia, alcalosis hipopotasémica y osteoporosis.
  • El síndrome de Pancoast es cuando los tumores pulmonares que surgen en el surco superior de cualquiera de los pulmones pueden causar daño al plexo braquial y los ganglios simpáticos. Esto da como resultado un síndrome de dolor de hombro/brazo, síndrome de Horner ipsolateral, destrucción ósea y atrofia de los músculos de la mano.
  • Las anomalías neurológicas incluyen el síndrome de Eaton-Lambert (una neuropatía similar a la miastenia) y anticuerpos antineuronales (p. ej., “anti-Hu”).
  • Los pacientes presentan trombosis venosa profunda y/o embolia pulmonar.

 

La evaluación diagnóstica debe incluir una radiografía de tórax; un nódulo en una radiografía de tórax o una tomografía computarizada puede conducir al diagnóstico de cáncer de pulmón. Una tomografía computarizada del tórax con contraste intravenoso brinda una visión general de la extensión de la enfermedad del parénquima y la afectación de los ganglios regionales y también puede demostrar enfermedad metastásica en los huesos, el hígado o las glándulas suprarrenales. La tomografía por emisión de positrones (PET)/TC se utiliza con frecuencia para evaluar la extensión de la enfermedad metastásica o regional. La broncoscopia, cada vez más en combinación con la ecografía endobronquial, es más útil para los tumores proximales y puede brindar información sobre un tumor primario y la estadificación de los ganglios linfáticos. Aunque el diagnóstico se puede hacer solo con una aspiración con aguja, las pruebas moleculares avanzadas requieren más tejido en forma de una biopsia central o una muestra quirúrgica. Se ha demostrado repetidamente que las radiografías de tórax son ineficaces como medio de detección de cánceres de pulmón; observaciones recientes han sugerido un papel para las tomografías computarizadas en espiral como un enfoque de detección para personas de alto riesgo con antecedentes de tabaquismo intenso.

Las opciones de manejo se resumen en la Tabla.

 


FUENTE:

The  Brigham  Intensive  Review of  Internal  Medicine. (2022)

Ajay K. Singh, MBBS, FRCP, MBA

Joseph Loscalzo, MD, PhD

No hay comentarios: