sábado, 2 de mayo de 2020

FOLICULITIS QUELOIDE DE LA NUCA O ACNÉ QUELOIDE.


FOLICULITIS QUELOIDEA DE LA NUCA




También se le conoce con los nombres de foliculitis esclerosante de la nuca, acné queloideo.
Es una forma de foliculitis crónica inusual que afecta el aparato pilosebáceo y su periferia (perifoliculitis ), desarrollándose una cicatrización de aspecto queloideo con perdida del cabello.
Fue descrita primeramente por Hebra en 1860 con el nombre de sycosis framboesiformis , en 1872 Bazán la nombró como acné queloideo.
Clínicamente inicia con papulas y pústulas que producen un moderado prurito.  Al hacerse crónica la foliculitis se desarrollan las placas de aspecto queloideo.
La causa no es clara, es más común en hombres que en mujeres en una relación 20:1, tiende a iniciar entre los 15-25 años predominando en negros americanos y latinos.

Tratamiento

El tratamiento de las cicatrices de acné hipertróficas o queloides difiere del tratamiento de las cicatrices de acné atrófico. Para estas lesiones, la inyección intralesional de corticosteroides es el tratamiento de primera línea.

Las  inyecciones de corticosteroides intralesionales son el tratamiento de primera línea para los queloides y las cicatrices hipertróficas . Los mecanismos de acción propuestos incluyen una disminución de la proliferación de fibroblastos y la síntesis de colágeno junto con una reducción de los mediadores inflamatorios. Se inyecta acetónido de triamcinolona (10 a 20 mg / ml) directamente en la cicatriz para reducir su tamaño y grosor. Se utilizan concentraciones más altas (hasta 40 mg / ml) para cicatrices muy gruesas.

 

Por lo general, repetimos los tratamientos cada cuatro a seis semanas y lo descontinuamos si al menos una respuesta parcial no es evidente en cuatro tratamientos. Los efectos adversos dependientes de la dosis de la terapia con corticosteroides intralesionales incluyen hipopigmentación, atrofia dérmica y telangiectasias.

Como  terapias comunes adicionales para las cicatrices hipertróficas y las cicatrices queloides son terapia con láser de colorante pulsado y gel de láminas de silicona.

La terapia con láser de colorante pulsado puede mejorar las cicatrices hipertróficas y los queloides. La técnica requiere una serie de pulsos de láser adyacentes que no se superponen entregados a lo largo de todo el ancho de la cicatriz. El tamaño, el grosor, la ubicación y el color de la cicatriz, así como el tipo de piel del paciente, determinan la fluencia que se debe utilizar. Después de un tratamiento inicial, la fluencia se mantiene, aumenta o disminuye según la respuesta y los efectos secundarios. Las cicatrices gruesas u oscuras generalmente requieren fluencias más altas que las cicatrices delgadas y claras.

 

El efecto adverso más común del tratamiento con láser de colorante pulsado es la púrpura posoperatoria, que a menudo persiste durante varios días. Es casi seguro que duraciones de pulso inferiores a 6 ms causen hematomas. También puede ocurrir edema de la piel tratada, pero generalmente cede en 48 horas. Las áreas tratadas deben limpiarse suavemente todos los días con agua y un jabón suave. Debe recomendarse la estricta evitación del sol y la fotoprotección entre las sesiones de tratamiento para reducir el riesgo de alteración de la pigmentación.

La aplicación de láminas de gel de silicona a cicatrices hipertróficas y queloides puede dar como resultado una mejoría clínica. El mecanismo a través del cual se produce el beneficio no se comprende completamente. Una teoría es que una combinación de presión e hidratación del vendaje oclusivo puede ser responsable en lugar de la propia silicona. La hidratación inhibe la producción de colágeno por fibroblastos. Otros mecanismos propuestos incluyen la prevención de la producción de colágeno inducida por bacterias y la modulación de la expresión de las citocinas profibróticas factor de crecimiento de fibroblastos beta y factor de crecimiento transformante beta. Además, las láminas de gel de silicona pueden reducir el prurito, la hiperpigmentación y el malestar.

Las láminas de silicona se cortan al tamaño de la cicatriz y se usan durante 12 horas al día durante aproximadamente dos meses. Pueden aplicarse tan pronto como se produzca la reepitelización de la piel. Los efectos adversos son raros e incluyen prurito y maceración de la piel.

Fuente:
UpToDate 2020







Gentileza                                                                                                      
Dr. Roberto Miranda Chapa
Dermatólogo.  Docente de Postgrado de Medicina Familiar y Medicina Interna.
Hospital General Regional 6 del IMSS Tampico
Tamaulipas Mexico. 

7 comentarios:

Unknown dijo...

Cual es su tratamiento, llevo varios años con eso y no desaparece

Eddy cortez dijo...

Como lo puedo tratar

Eddy cortez dijo...

Como lo puedo tratar

Unknown dijo...

La medicina 👍

Marcos. AJ dijo...

A alguno le llegó la respuesta? Todos preguntamos lo mismo!

Juan Pedro Macaluso dijo...

El tratamiento de las cicatrices de acné hipertróficas o queloides difiere del tratamiento de las cicatrices de acné atrófico. Para estas lesiones, la inyección intralesional de corticosteroides es el tratamiento de primera línea.
Las inyecciones de corticosteroides intralesionales son el tratamiento de primera línea para los queloides y las cicatrices hipertróficas . Los mecanismos de acción propuestos incluyen una disminución de la proliferación de fibroblastos y la síntesis de colágeno junto con una reducción de los mediadores inflamatorios. Se inyecta acetónido de triamcinolona (10 a 20 mg / ml) directamente en la cicatriz para reducir su tamaño y grosor. Se utilizan concentraciones más altas (hasta 40 mg / ml) para cicatrices muy gruesas.

Por lo general, repetimos los tratamientos cada cuatro a seis semanas y lo descontinuamos si al menos una respuesta parcial no es evidente en cuatro tratamientos. Los efectos adversos dependientes de la dosis de la terapia con corticosteroides intralesionales incluyen hipopigmentación, atrofia dérmica y telangiectasias.
Como terapias comunes adicionales para las cicatrices hipertróficas y las cicatrices queloides son terapia con láser de colorante pulsado y gel de láminas de silicona.
La terapia con láser de colorante pulsado puede mejorar las cicatrices hipertróficas y los queloides. La técnica requiere una serie de pulsos de láser adyacentes que no se superponen entregados a lo largo de todo el ancho de la cicatriz. El tamaño, el grosor, la ubicación y el color de la cicatriz, así como el tipo de piel del paciente, determinan la fluencia que se debe utilizar. Después de un tratamiento inicial, la fluencia se mantiene, aumenta o disminuye según la respuesta y los efectos secundarios. Las cicatrices gruesas u oscuras generalmente requieren fluencias más altas que las cicatrices delgadas y claras.

El efecto adverso más común del tratamiento con láser de colorante pulsado es la púrpura posoperatoria, que a menudo persiste durante varios días. Es casi seguro que duraciones de pulso inferiores a 6 ms causen hematomas. También puede ocurrir edema de la piel tratada, pero generalmente cede en 48 horas. Las áreas tratadas deben limpiarse suavemente todos los días con agua y un jabón suave. Debe recomendarse la estricta evitación del sol y la fotoprotección entre las sesiones de tratamiento para reducir el riesgo de alteración de la pigmentación.

La aplicación de láminas de gel de silicona a cicatrices hipertróficas y queloides puede dar como resultado una mejoría clínica. El mecanismo a través del cual se produce el beneficio no se comprende completamente. Una teoría es que una combinación de presión e hidratación del vendaje oclusivo puede ser responsable en lugar de la propia silicona. La hidratación inhibe la producción de colágeno por fibroblastos. Otros mecanismos propuestos incluyen la prevención de la producción de colágeno inducida por bacterias y la modulación de la expresión de las citocinas profibróticas factor de crecimiento de fibroblastos beta y factor de crecimiento transformante beta. Además, las láminas de gel de silicona pueden reducir el prurito, la hiperpigmentación y el malestar.

Las láminas de silicona se cortan al tamaño de la cicatriz y se usan durante 12 horas al día durante aproximadamente dos meses. Pueden aplicarse tan pronto como se produzca la reepitelización de la piel. Los efectos adversos son raros e incluyen prurito y maceración de la piel.

Unknown dijo...

Prueben con la pomada de betametasona, clotrimazol y gentamicina y va disminuyendo gradualmente.