domingo, 7 de mayo de 2017

MIOCLONO PALATINO. A PROPÓSITO DE UN CASO.


 Paciente 25 años femenina. Presenta movimiento involuntario del velo del paladar de más de 10 años de evolución. La paciente es por otro lado sana con estudios de imágenes  normales

video




El mioclono palatino también se conoce como temblor palatino porque los movimientos son típicamente lentos y rítmicos y por lo tanto se asemejan al temblor. Es un trastorno poco común,  generalmente sintomático secundario a una lesión de  tronco del encéfalo y/o  cerebelosa, tal como un infarto pontino, dentro del triángulo de Guillain y Mollaret. Este triángulo se describe el circuito neuronal consta de las siguientes vías:

Núcleo dentado en el cerebelo hasta el núcleo rojo contralateral en el mesencéfalo a través del pedúnculo cerebeloso superior
Núcleo rojo al núcleo olivar inferior medular a través del tracto tegmental central de
Núcleo olivar inferior  al núcleo dentado contralateral a través del pedúnculo cerebeloso inferior
El  mioclono palatino sintomático se caracteriza generalmente por las contracciones del elevador del velo palatino, y mioclono del oído medio se caracteriza por contracciones del músculo tensor del tímpano y / o músculos estapedios . Sin embargo, algunos pacientes no tienen ninguna lesión estructural aparente y se considera que tienen mioclono palatino esencial. En tales casos, el mioclono se caracteriza por contracciones del tensor del velo palatino. Estas condiciones pueden causar tinnitus o chasquidos en el oído. El mioclono puede afectar también (principalmente el sintomático), movimientos mioclóicos que involucran la larige, lengua y cara.
En el tratamiento del mioclono palatino se ha usado clonazepan, drogas anticolinérgicos, 5-hidroxitriptófano, levodopa, baclofeno, piracetan y fármacos anticonvulsivos. Hay un informe de PM después de la enfermedad de Behçet mejorado por ceruletida . La inyección de toxina botulínica en la inserción y la aponeurosis del tensor del velo palatino provoca en general un alivio del mioclono.






Gentileza 
Dr Walter Enrique Ressia.
Docente de la Escuela Superior de Ciencias de la Salud
UNICEN

Olavarría

No hay comentarios: