martes, 8 de octubre de 2013

IMÁGENES DE LA SALA. SARCOMA DE KAPOSI CUTÁNEO ASOCIADO A HIV.



Hospital "Ángel Pintos" de Azul.
Sarcoma de Kaposi en este caso en un paciente HIV positivo y último recuento conocido de CD4 190/mm3 hace un año. Había recibido tratamiento durante 6 meses abandonando el mismo por intolerancia. Se perdió en el seguimiento
Consultó por estas lesiones de 3 meses de evolución compatibles con SK. El diagnóstico diferencial más fuerte aquí sería con la angiomatosis bacilar.








El sarcoma de Kaposi relacionado al SIDA es un tumor vascular  producido por el herpesvirus humano 8 (HHV-8).
Es el tumor más común en pacientes con infección por HIV llamado también “epidémico” por su relación a la epidemia de SIDA para diferennciarlo del sarcoma de Kaposi “endémico” o africano que afecta a varones añosos de la región del Mediterráneo o Judíos.
Es mucho más común en varones homosexuales o bisexuales y mucho menos común en drogadictos por vía intravenosa heterosexuales, niños, mujeres y receptores de transfusiones como los hemofílicos.
El factor de riesgo más importante es tener  menos de 200 CD4/mm3
La incidencia cayó significativamente después de la introducción de la terapia antirretroviral de alta intensidad.
La forma cutánea puede afectar cualquier parte de la superficie corporal y es la presentación habitual del SK.
Aparece generalmente en extremidades inferiores, cara (especialmente la nariz), mucosa oral y genitales. Pueden tener distribución simétrica. No duelen ni pican. El color es debido a la vascularización  y pueden ser desde rosadas, color violeta/púrpura hasta amarronadas. Pueden tener halos amarillentos alrededor.
Puede haber linfedema fuera de proporción en cara, genitales y miembros inferiores el cual puede ser secundario a obstrucción por linfadenopatías y citoquinas involucradas en su patogenia.
El diagnóstico diferencial es con púrpuras, hematomas, angiomas, dermatofibromas o nevus. La angiomatosis bacilar causada por especies de Bartonellas también es un fuerte diagnóstico diferencial.
En la anatomía patológica hay tres elementos histológicos que están presentes en el SK: angiogénesis, inflamación, y proliferación. Las lesiones muestran células ahusadas e infiltración leucocitaria y neovascularización con proliferación aberrante de pequeños vasos.  Esos pequeños vasos carecen de membrana basal y muestran extravasación con microhemorragias y depósitos de hemosiderina.