lunes, 1 de noviembre de 2010

Ateneo Hospital Pintos 22/09/2010. Cistitis Eosinofílica.

Paciente varón.

Edad : 61 AÑOS.
Motivo de Consulta: Síndrome obstructivo infravesical. Insuficiencia renal crónica. Retención crónica incompleta de orina.
Enfermedad Actual:
Comienza hace un tiempo que no puede precisar con dolor hipogástrico, síntomas urinarios bajos, urgencia miccional, ocasional incontinencia.
Se objetiva en la consulta un globo vesical por lo que se coloca sonda vesical permanente y se cita para consultorio externo de nefrología y urología.
Antecedentes Personales:
DBT 2 Insulino requirente.
Dislipemia.
Coronariopatía.
Estudios Complementearios:
Ecografía renal y vésico prostática: hidronefrosis bilateral y leve engrosamiento de la pared vesical.
Uro-RMN: leve ureterohidronefrosis bilateral.
Se realiza adenomectomía transvesical de próstata.
Evolución:
Evoluciona en el posoperatorio con síntomas irritativos durante la micción.
Se realiza urocultivo que fue positivo para candida albicans. Se trata con fluconazol por vía oral.
Se reagudizan los síntomas irritativos (disuria, polaquiuria, dolor hipogástrico), y se agregan episodios de macrohematuria junto a registros subfebriles.
Se solicita una TAC abdómino-pélvica que muestra moderada ureterohidronefrosis bilateral y pared vesical engrosada (20 mm) (Figura).

Engrosamiento difuso del espesor de la pared vesical en la TAC.
Cistoscopía: uretra y lodge prostática libres. Vejiga con intensa hiperemia mucosa.
Se toman biopsias randomizadas.
Anatomía Patológica: Infiltración eosinofílica de con edema mucoso.

Diagnóstico: cistitis eosinofílica.
Se comenzó tratamiento con corticosteroides por vía oral con lo que cedió  parcialmente la sintomatología. Actualmente en seguimiento por urología y nefrología, ya que el paciente no normalizó sus valores nitrogenados aún después de solucionado su problema obstructivo.


Cistitis Eosinofílica.
Es una rara infección crónica de la vejiga.
Afecta tanto a niños (21%) como adultos, con un pico de incidencia a los 41.6 años.
Es más frecuente en sexo masculino.
Etiología:
• Respuesta inmune.
• Factores infecciosos.
• Factores alérgicos.
• Factores traumáticos.
• Factores quirúrgicos (suturas quirúrgicas).
• Instilación intravesical de mitomicina C
Clínica:
Hay que considerar cistitis eosinofílica entre los diagnósticos diferenciales de todo paciente que se presente con hematuria, aumento de la frre más frecuentemente recuencia miccional, disuria, y dolor suprapúbico. El diagnóstico diferencial más importante es el cáncer de vejiga.
El porcentaje de los síntomas y signos de presentación se detalla:
• Asintomáticos (18%).
• Polaquiuria (67%).
• Disuria (62%).
• Dolor suprapúbico (82%).
• Hematuria (80%).
• Piuria (92%).
• Tenesmo vesical, incontinencia de orina.
• Fiebre, rash cutáneo.
Diagnóstico:
Eosinofilia periférica (40%).
Ecografía: Disminución de la capacidad vesical, hidronefrosis.
Urograma excretor: defectos de relleno vesicales.
TAC, RMN.
Cistoscopía (gold standard diagnóstico): edema, eritema mucoso, lesiones eritematosas violáceas, ulceración y tumoraciones. Todas estas lesiones pueden ser focales o difusas.
Anatomía Patológica:
Infiltración de células inflamatorias con numerosos eosinófilos en todas las capas de la pared vesical, células plasmáticas, edema y necrosis muscular. En etapas crónicas puede haber inflamación crónica y fibrosis de la capa muscular.
Tratamiento:
Una variedad de tratamientos deben ser considerados. Ellos incluyen fulguración, analgésicos o corticosteroides. A veces es necesaria la corrección quirúrgica, con resecciones parciales, o aún, cistectomías totales.




Presentó:
Dr. Pablo Pisa.

Especialista en Urología.